MMI

Somos una organización cristiana de servicio médico, cuya misión es ayudar a personas de escasos recursos con sus necesidades físicas y espirituales, siguiendo el ejemplo y mandamientos de Jesucristo, demostrando compasión y amor al prójimo. Esto se viene realizando a través de misiones médicas de corta duración y la atención diaria a pacientes, por medio de nuestros programas médicos permanentes.

Desde 1999 hemos atendido 138,590 pacientes, en 139 misiones médicas y con la ayuda de 2841 voluntarios de Estados Unidos, Canadá y otros países, en zonas de necesidad del Perú. Equipos conformados por personal capacitado entre médicos, enfermeras, dentistas, cirujanos, oftalmólogos, pediatras, anestesiólogos, ginecólogos, fisioterapeutas, terapistas ocupaciones, estudiantes, traductores y personal no médico han viajado a Perú cubriendo sus propios gastos, motivados por el amor a Cristo y su llamado al servicio del más necesitado.

HISTORIA

Nuestro ministerio empezó sus actividades en el año 1999 cuando el misionero Brian J. Piecuch y su familia se mudaron a Arequipa-Perú y empezaron a coordinar las primeras campañas médicas en las ciudades de Lima y Arequipa, a través de los años el ministerio fue creciendo y los servicios se llevaron a varias ciudades y zonas rurales a nivel nacional. Estas actividades se desarrollaron bajo la cobertura de Medical Ministry International, organización formada en conjunto por Medical Ministry USA y Medical Ministry Canada.

Desde enero del 2010, nos constituimos como una asociación civil sin fines de lucro con el nombre de Asociación Medical Ministry International-Perú, nombrándose como Presidente y Representante Legal a Tania Catacora. A partir noviembre del año 2014, la asociación MMI-Perú decide independizarse de la organización matriz con sede en USA y continuar desarrollando sus labores en cooperación con Medical Ministry International Canada y otras organizaciones en los Estados Unidos bajo el nombre de “Ministerio Esperanza y Salud” del MMI-Perú

Misión

Compartir del amor de Dios mediante el cuidado de la salud en un Perú con necesidad.

Visión

Lograr el desarrollo de vidas saludables, promoviendo educación y cuidado integral basados en principios cristianos.

Valores

Amor, Fe, compasión, trabajo en equipo, integridad, mayordomía, compromiso, innovación, eficiencia, respeto y perseverancia.

 

Les aseguro que todo lo que hicieron por uno de mis hermanos, aun por el más pequeño, lo hicieron por mí.

Mateo 25:40

Mensaje del fundador

Queridos hermanos y hermanas en Cristo. Es una emoción poder compartir algunas palabras con ustedes. Mi esposa y yo nos mudamos con nuestra familia a Arequipa, Perú en el otoño del año 1999. El Medical Ministry International (MMI) nos envió para iniciar sus programas en este hermoso país y organizar campañas médicas de 1 y 2 semanas, así como ver las oportunidades de desarrollar un centro de atención medica permanente. Además, empecé a apoyar y supervisar la obra misionera del MMI en el hemisferio Occidental y África. El primer proyecto de MIMI en Perú tuvo lugar el año 1999 en Iquitos (río Amazonas) y fue dirigida por el Dr. Pete Obregón. Varios meses después hicimos la primera campaña en la ciudad de Arequipa. El trabajo creció rápidamente y con la gracia de Dios se formó un equipo conformado por personal local y voluntarios americanos que apoyaron nuestro trabajo. Tania Catacora, nuestra actual directora nacional, me fue presentada en el año 2001, a través de un amigo que teníamos en común. Su primera tarea fue la de servir como traductora para un proyecto de MMI en Arequipa. El dentista que trabajó con ella estaba tan impresionado que me dijo “Ella es excelente! no puedes dejarla escapar”. Ella siguió con nosotros y ahora verla dirigir el trabajo en Perú como una verdadera sierva, líder y discípulo de Jesús me da un gran gozo. Vivimos en Perú por un total de 11 años. Nuestra familia todavía habla de nuestro tiempo en allá. El Perú es un país con muchas necesidades, y fue un privilegio poder servir a los más necesitados en este país. También es un lugar maravilloso con gente maravillosa. Nuestra fe creció enormemente, dos de nuestros hijos nacieron en Arequipa y aún contamos con buenos amigos que conocimos durante nuestra estadía allá. Dios nos bendijo abundantemente con esta experiencia, y nos dio la oportunidad de ser un instrumento de bendición. Hace 5 años volvimos a los EE.UU. y si bien el trabajo en Perú ha crecido y madurado desde nuestra salida, el equipo peruano sigue trabajando fiel a los principios originales del ministerio con el que empezó de seguir el ejemplo de Jesús, proporcionando asistencia en la salud física y espiritual a un mundo con necesidad. Si está pensando en participar en una de las misiones organizadas por este ministerio, debes estar preparado para tener una experiencia que cambiara tu vida.

Brian J. Piecuch